21 ago. 2019

Posted by DR.FM | 01:42 | No comments

Otro evangelio llamado “anatema”

"Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema" - Gálatas 1:8-9 (RVR).

Introducción

¿Es el evangelio la base de las enseñanzas en su congregación? ¿Cómo está seguro de qué se enseña la verdad en su iglesia local? ¿Verdaderamente se estudia la Biblia desde su propio contexto o subjetivamente? Estas preguntas son fundamentales para despertar la curiosidad en cualquier estudiante dedicado a las Escrituras con el fin de no caer en falacias doctrinales.

Contexto literario

Las iglesias en Galacia estaban formadas en parte por judíos convertidos y en parte por gentiles convertidos, como era generalmente el caso. Pablo afirma su carácter apostólico y las doctrinas que él enseña, para confirmar a las iglesias de Galacia en la fe de Cristo, especialmente con respecto al importante punto de la justificación solo por fe. Aunque el tema es esencialmente el mismo que el discutido en la epístola a los Romanos, esto es, la justificación por fe únicamente; en esta epístola, sin embargo, la atención está particularmente dirigida al punto de que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la Ley.

Gálatas no fue escrita como un ensayo de historia contemporánea. Era una protesta contra la corrupción del evangelio de Cristo. La verdad esencial de la justificación por fe en vez de por las obras de la ley, había sido oscurecida por la insistencia de los judaizantes de que los creyentes en Cristo debían guardar la ley si esperaban ser perfectos delante de Dios. Cuando Pablo supo que esta enseñanza había comenzado a penetrar en la iglesia de Galacia y que los había alejado de su herencia de libertad, escribió la apasionada protesta contenida en esta epístola.

El resultado de la justificación por gracia a través de la fe es la libertad espiritual. Pablo hace un llamado a los gálatas a permanecer firmes en su libertad, y no estar nuevamente “sujetos al yugo de esclavitud (esto es, la ley mosaica)” La libertad cristiana no es una excusa para gratificar la propia naturaleza carnal; más bien, es una oportunidad para amarnos unos a otros (Gálatas 5:13; 7:7-10). Tal libertad no nos excluye de las luchas de la vida. De hecho, puede intensificar la batalla entre la carne y el Espíritu. Sin embargo, la carne (la naturaleza carnal) ya ha sido crucificada con Cristo (Gálatas 2:20); y como consecuencia, el Espíritu producirá su fruto, cosas tales como el amor, el gozo y la paz en la vida del creyente (Gálatas 5:22-23).

La carta a los Gálatas fue escrita en un espíritu de inspirada agitación. Para Pablo, el asunto no era si la persona era circuncidada, sino si se había convertido en “una nueva creación” (Gálatas 6:15). Si Pablo no hubiera tenido éxito en su argumento sobre la justificación por fe solamente, el cristianismo hubiera permanecido como una secta dentro del judaísmo, en vez de convertirse en la forma universal de salvación. Por lo tanto, Gálatas no es solo la epístola de Lutero; es la epístola de cada creyente que confiesa con Pablo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” (Gálatas 2:20).

A través de la epístola de Pablo a los Gálatas, la gracia salvadora – el don de Dios—está yuxtapuesto contra la ley de Moisés, la cual no salva. Los judaizantes, aquellos que regresarían a la ley mosaica como su fuente de justificación, eran prominentes en la iglesia primitiva, y aún temporalmente arrastraban a cristianos tan destacados como Pedro dentro de su red de engaño (Gálatas 2:11-13). Los primeros cristianos estaban tan apegados a la ley, que Pablo tenía que reiterarles continuamente que la verdad de la salvación por gracia no tenía nada que ver con la observancia de la ley. Los temas del Antiguo Testamento conectados con Gálatas, se centran alrededor de la ley vs. la gracia: la inhabilidad de la ley para justificar (2:16); la muerte del creyente a la ley (2:19); la justificación de Abraham por la fe (3:6); la ley no trae la salvación, sino la ira de Dios (3:10); el amor, y no las obras, es el cumplimiento de la ley (5:14).

Uno de los temas principales de la carta, se encuentra en 3:11: “El justo por la fe vivirá.” Solo somos salvados por la fe en Jesús (Juan 3:16; Efesios 2:8-9), y la vida del creyente en Cristo –día a día, momento a momento—es vivida por y a través de la fe. No que la fe sea algo que conjuremos sobre nosotros –sino que es un don de Dios, no de las obras– pero es nuestra responsabilidad y gozo, la verdadera fe centrada en el evangelio se expresa de dos formas:
1) exhibiendo nuestra fe para que otros vean la obra de Cristo en nosotros.
2) viviendo nuestra fe, por medio de la aplicación de las disciplinas espirituales (el estudio de la Biblia, la oración, y la obediencia).

Jesús dijo que seríamos conocidos por el fruto en nuestras vidas (Mateo 7:16), lo cual da evidencia de la fe dentro de nosotros. Todos los cristianos debemos ser diligentes en luchar por construir sobre la fe salvífica cristo-centrica en nosotros, para que nuestras vidas reflejen a Cristo y otros lo vean a Él en nosotros y “glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16). Este es el verdadero evangelio de Jesús, que en el creyente sea creada una condición que satisfaga el corazón de Dios, no el suyo.

Contexto histórico cultural

Histórico culturalmente algunos místicos judíos de esa epoca pretendían tener revelaciones angelicales y en especial sobre la literatura apocalíptica buscando florecer las emociones y sentimientos de sus seguidores. Queda claro que en la presentación textual se utiliza el mismo contexto histórico Escritural para ilustrar a los falsos profetas y a quienes les seguian como parte de su destrucción (Deut 13:1-18).

Dos veces se pronuncia una maldición sobre cualquier persona que anuncie un evangelio diferente al de Jesús. El único mensaje el cual Dios tiene para los perdidos es el Evangelio, no los evangelios, como si hubieran otros, el Evangelio es el ofrecimiento de salvación por gracia mediante de la fe en la persona de Cristo. Los que proclaman cualquier otro camino de salvación han de ser necesariamente separados para juicio. ¿Por qué razón? Por predicar un mensaje que resulta en la destrucción eterna de las almas.

"Todo creyente tiene la responsabilidad moral de repudiar más no tolerar las enseñanzas falsas" - Dr. FM.

Exégesis

John Stott advierte: "No debemos deslumbrarnos, como tantos, por la persona, dones o cargo de maestros en la iglesia. Puede que vengan con gran dignidad, autoridad y erudición. Que se trate de obispos o arzobispos, catedráticos universitarios o aun del mismo papa. Pero si traen un evangelio diferente del predicado por los apóstoles y registrado en el Nuevo Testamento, han de ser rechazados. Los juzgamos a ellos por el evangelio; no juzgamos el evangelio por ellos: «No es la persona exterior del mensajero lo que valida su mensaje, sino al contrario, es la naturaleza del mensaje lo que valida al mensajero». [John Stott, Un Solo Camino: El Mensaje de Gálatas, págs. 27-28].

Según el verso al observarlo con cuidado dice "un ángel procedente del cielo", nunca menciona "un ángel de Dios" son dos cosas muy diferentes. Un ángel del cielo (el cual lógicamente alude a un ángel caído) ciertamente trae falsos mensajes, pero un ángel procedente de Dios no. El lenguaje aquí se expresa claramente de forma sencilla de esta manera: un mensaje diferente al Evangelio es "doctrina de demonios (1 Tim 4:1)", si un ser aparentemente celestial trae un mensaje contrario a Cristo debe ser considerado como diabólico. El mensaje del Evangelio es claro, es el único camino de la salvación porque Cristo es la única salvación. Los propios esfuerzos o el mérito humano no tienen parte alguna. Sólo el evangelio ofrece la salvación sin costo alguno. Recordando que el propósito del evangelio es producir en la persona una condición justa que satisfaga el corazón santo del Padre, en contraste, el falso evangelio busca satisfacer el corazón humano.

"Mientras que la ley tiene una maldición para quienes no la guardan, el evangelio tiene una maldición para quiénes tratan de cambiarlo" - Dr. FM.

Este verso presenta un contraste al citar los ejemplos uno de un agente supuestamente celestial y otro terrenal, el celestial con una motivación de insertar falsedades doctrinales y el terrenal el cuál recibió la verdad mediante el Cristo resucitado camino a Damasco, de hablar sobre Jesús. La cláusula aquí presenta que la iglesia no debería recibir a ningún mensajero, sin importar cuán impecables sean sus credenciales, si su doctrina de salvación difiere en el grado más insignificante con la verdad de Dios revelada a través de Cristo y las Escrituras en su propio contexto, debe ser considerado anatema, la misma del. gr "anathema" puede traducirse "maldito", y se refiere al acto de dedicar a alguien a su destrucción, una separación para juicio eterno, eclesiasticamente se usaba para excomunión. Los judíos utilizaban la palabra hb. "herem" para lo que se consagraba a Dios como una ofrenda destinada al santuario y en otros casos como la destinada a destrucción por ser un botín de guerra. Entonces se entiende que "Así como el evangelio del Señor Jesucristo separa a sus elegidos para salvación eterna, el falso mensaje que imita el evangelio separa a sus proselitos para perdición eterna" - Dr. FM. (Rom 9:3; 1 Cor 12:3, 16:22).

En el curso de la historia Dios ha consagrado objetos, personas y grupos para su destrucción (Jos 6:17-18, 7:1, vv.25-26). De igual forma Dios separa a los malvados en la categoría de "falsos maestros" para que participen de Su jucio en culpabilidad (Mt 24:24; Jn 8:44; 1 Tim 1:20; Tit 1:16; 2 Ped 2:17, Jud 12), todo por malformar la verdad al comunicar las doctrinas de Satanás tal como él hizo en el Edén (Gén 3:1-6).

Queda claro que el mensaje falso que pretende presentarse como evangelio y predicado por muchos exponentes modernos es una herejía por dos razones: 1) por colocar otro camino suplantando la salvación con un mensaje motivacional sin esencia y carente de principios morales, y 2) por afirmar con ello que la salvación en Cristo es incompleta.

Cada doctrina presentada en muchos pulpitos modernos ha sido marcada por la biblia y la historia como parte fundamental del error clásico bañado con un leve cristianismo y cubierto en en su totalidad por el mover de "palabra de fe" (teología de la prosperidad), y para el estudiante dedicado a la verdad que comprende que su mensaje llevan una Cristología errada, notará que va contrario al mensaje del Evangelio del Señor Jesucristo en totalidad, por lo tanto, todo exponente que apunta a las emociones y no al intelecto debe ser rechazado por ser considerado según las Escrituras como falso, en este caso se expresa según la misma biblia como "doctrina de demonios".

Se concluye con lo antes dicho que el falso evangelio es tan maldito (condenado), como aquellos que lo proclaman, y el mismo fin le espera a aquellos que lo siguen.
“Si le mensaje expuesto tras el púlpito no glorifica a Cristo, y no te muestra el camino para ser como Él; estás siendo alimentado con basura” - Dr.FM.

- Félix Muñoz (Th.D).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter