20 ago. 2019

Posted by Refrigerio Bíblico | 05:10 | No comments

Esdras 4.1-5

Los enemigos de Israel fueron inteligentes en sus esfuerzos por bloquear la reconstrucción del templo. Primero, se ofrecieron a ayudar. ¿Qué mejor manera de hacer que las cosas salieran mal, que involucrándose en el trabajo? Cuando su ayuda fue rechazada, se propusieron desalentar a los trabajadores. Los adversarios incluso contrataron consejeros para obstaculizar el proyecto.

Pero Dios quería que su pueblo dejara de sentirse autosuficiente y realizara su trabajo bajo la dependencia del Espíritu Santo. Les dio ánimo y protegió su proyecto de construcción a pesar de la oposición que enfrentaban. A veces, esto significa que eliminará el problema; otras veces, nos guiará a través del mismo. En cualquier caso, debemos confiar en el Espíritu Santo. Si lo hacemos, podremos:
  • Amar con paciencia a nuestro cónyuge cuando haya problemas en el hogar.
  • Guiar con sabiduría a nuestros hijos en nuestra cultura egocéntrica.
  • Obedecer los principios bíblicos en cuanto a dar, ahorrar y gastar en una sociedad materialista.
  • Experimentar el contentamiento y la paz de Dios en nuestras circunstancias actuales, ya sea que estemos solteros o casados, empleados o desempleados, sanos o enfermos.
  • Hacer la obra de Dios a su manera.
Ser guiados por el Espíritu Santo definirá nuestra manera de trabajar. Aunque esa mentalidad no le agrada a la carne, es la única manera de vivir como hijos de Dios (Ga 5.16). Busque a creyentes que traten de practicar la dependencia del Espíritu Santo y anímense unos a otros a no rendirse.

Biblia en un año: Jeremías 37-40
Fuente: Dr. Charles Stanley

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter