10 ago. 2019

Posted by Refrigerio Bíblico | 08:18 | No comments
1 Samuel 24.3-7; 26.8-11

¿Desea lo mejor de Dios para su vida? Por desgracia, muchas personas pierden las bendiciones porque no están dispuestas a esperar a que se cumpla el tiempo del Señor. Las Sagradas Escrituras nos animan a ser pacientes.

David fue un buen ejemplo de esta virtud cuando rechazó el uso de la violencia para tomar el trono que sabía que al final sería suyo. El rey Saúl, que se había mostrado envidioso de las aptitudes, la unción y la popularidad del pastor de ovejas, planeó asesinar al joven. Dos veces durante este tiempo de persecución, Saúl estuvo al alcance de David, y este pudo haber matado a su perseguidor. Pero en ambos casos, David eligió esperar el tiempo de Dios. No estuvo dispuesto a tomar el asunto en sus propias manos, aunque terminar con la vida de Saúl habría sido un gran alivio.

Pero David fue paciente. Note los atributos que le permitieron esperar el tiempo del Señor. Primero, tenía una fe firme y creía que Dios le daría la victoria en el momento indicado y de la mejor manera. Segundo, tenía los valores correctos: matar a un rey violaría su conciencia. Tercero, el discernimiento lo ayudó a darse cuenta de que el homicidio significaría salirse de la voluntad de Dios. Cuarto, la fortaleza jugó un papel en la decisión. ¡Qué difícil debe haber sido resistirse a tomar medidas que resultarían en su libertad y en la obtención del trono!

La paciencia se refina en los tiempos difíciles, cuando uno se siente frustrado por la espera y tentado a actuar fuera de la voluntad de Dios. Busque siempre la sabiduría divina, y siga las instrucciones que reciba. Recuerde que “los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas” (Is 40.31).

Biblia en un año: Jeremías 6-8
Fuente: Dr. Charles Stanley

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter