11 sep. 2015

Posted by Refrigerio Bíblico | 15:48 | No comments
Rendición incondicional
Dr. Charles Stanley

¿En qué piensa usted cuando escucha la palabra rendirse? Quizás piense en una pelea entre niños en la que el perdedor grita: “¡Me rindo!” O tal vez piense en una nación que reconoce la derrota para detener una guerra. En ambos casos, rendirse tiene una connotación negativa pues está asociada con perder. Y esto es exactamente lo que Satanás desea que pensemos acerca de la sumisión al Señor.
De manera que me gustaría invitarle a considerar la rendición a Cristo de manera positiva. Puesto que el Señor busca nuestro bien, no nos engañará o privará. En lugar de imaginar lo que podríamos perder, centrémonos en lo que podríamos ganar.

Primero, la rendición incondicional a Cristo se traduce en máxima utilidad. A medida que caminamos en el Espíritu, Él actúa en nosotros para que cumplamos la voluntad del Padre.
Segundo, trae bendición a nuestra vida. Nuestra relación con Dios debe caracterizarse por ser cada vez más estrecha a medida que nuestra mente y voluntad se asemejan más a las de Él. De acuerdo con Juan 15.7 (TLA), si nos mantenemos unidos a Cristo nuestras oraciones serán respondidas; ya que no pediremos egoístamente, sino buscando lo que Dios quiera o nos haya prometido en su Palabra (1 Jn 5.14, 15).
Al leer los devociones de este mes, considere en oración lo que el Señor quiere hacer en y a través de usted.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter