20 ago. 2015

Posted by Refrigerio Bíblico | 22:13 | No comments
Doctrinas de demonios
Por: Dr. Félix Muñoz

"Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado - 1 Tim 4:1-5 (RVR)".

Hay dos maneras en las que se podría decir que el Espíritu habla claramente. Primero, que lo que Pablo está diciendo le fue dado de manera patente por revelación divina. Pero podría también significar que a lo largo de las Escrituras, y en particular en el NT, se enseña claramente que los últimos tiempos estarán caracterizados por un apartamiento de la fe.

Los últimos tiempos significa «en tiempos posteriores», periodos de tiempo que vendrían después de aquel tiempo en que el apóstol estaba escribiendo. Algunos apostatarán de la fe. La palabra algunos es característica de 1 Timoteo. Lo que era una minoría en 1 Timoteo parece haberse transformado en mayoría en 2 Timoteo. El hecho de que estas personas apostaten o caigan fuera de la fe no significa que jamás fuesen salvos, sino sencillamente que habían profesado ser cristianos. Conocían algunas cosas acerca del Señor Jesucristo y les habían dicho que Él era el único Salvador.

Profesaron por un tiempo ser seguidores de Él, pero luego apostataron de la fe. Difícilmente se puede leer esta sección sin pensar en el surgimiento de sectas en nuestro propio tiempo. La manera en que se han extendido estos falsos sistemas se describe aquí de manera precisa. Una gran parte de la membresía de esas sectas se compone de personas que estaban antes en iglesias pretendidamente cristianas. Quizá en un tiempo esas iglesias habían sido sanas en la fe, pero fueron derivando al evangelio social. Luego vinieron los sectarios ofreciendo un mensaje más positivo, y esos profesos cristianos fueron atrapados.



Escuchan bien dispuestos a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios. La descripción espíritus engañadores se emplea aquí en un sentido figurado para describir a los falsos maestros, en los que moran malos espíritus, y que engañan a los incautos. Doctrinas de demonios no significa doctrinas acerca de demonios, sino doctrinas inspiradas por demonios, o que tienen su origen en el mundo demoniaco.

La palabra hipocresía sugiere «llevar una máscara». ¡Qué típico es eso de los falsos sectarios! Tratan de ocultar su verdadera identidad. No quieren que la gente conozca el sistema con el que se identifican. Se disfrazan empleando términos bíblicos y cantando himnos cristianos. No sólo son hipócritas, sino que son además mentirosos. Sus enseñanzas no se ajustan a la verdad de la palabra de Dios; lo saben, y engañan a propósito a la gente. Tienen cauterizada la conciencia. Quizá en época temprana de sus vidas habían tenido una conciencia sensible, pero la han suprimido tantas veces y han pecado tanto contra la luz que ahora su conciencia se ha vuelto insensible y se ha endurecido. Ya no tienen más escrúpulos acerca de contradecir la palabra de Dios y de enseñar cosas que saben que son falsas.

La cauterización es la acción de quemar con un hierro ardiente. Se usaba para marcar a animales y a los esclavos para indicar su pertenencia. También se usaba el término para referirse al procedimiento usado por los médicos griegos para quemar una herida y así cicatrizarla. Así, el lugar cauterizado quedaba anestesiado o insensible ya que se mataba el tejido.

Ahora se especifican dos de las doctrinas de demonios. La primera es enseñar que casarse está mal. Esto es directamente contrario a la palabra de Dios. El mismo Dios instituyó el matrimonio, y lo hizo antes que el pecado entrase en el mundo. No hay nada malo en el matrimonio, y cuando los falsos maestros prohíben casarse, están atacando lo que Dios ha ordenado.



Una ilustración de esta enseñanza es la ley que prohíbe casarse a determinados sacerdotes y monjas. Sin embargo, y de manera más directa, este versículo hace referencia a la enseñanza de los espiritistas que se llama afinidad espiritual, según la cual, como dice A. J. Pollock, «se menosprecia el vínculo matrimonial, y el resultado práctico es que hombres y mujeres son seducidos y apartados de sus cónyuges legítimos para constituir vínculos impíos e ilegítimos con sus pretendidas afinidades espirituales». 

Podríamos también mencionar la actitud de la Ciencia Cristiana para con el matrimonio. Su fundadora, la señora Eddy, que se casó tres veces, dice:
El matrimonio continuará hasta que se aprenda que Dios es el Padre de todos. … en matrimonio, que fue en el pasado un hecho fijo entre nosotros, ha de perder su actual fijeza.

La segunda enseñanza de demonios es la necesidad de abstenerse de ciertos alimentos. Esta enseñanza se encuentra entre los espiritistas, que pretenden que comer carne animal impide contactar con los espíritus. También entre los teosofistas y los hindúes se da el horror a sacrificar toda clase de vida, porque creen que el alma de un hombre puede volver a la vida y vivir en un animal o en otros seres.

El pronombre que puede referirse al matrimonio y a los alimentos. Lo uno y los otros fueron creados por Dios para ser compartidos por nosotros con acción de gracias. No creó esas cosas sólo para los inconversos, sino para los creyentes y los que han conocido la verdad.



El celibato y el ayuno, que en sí mismos podrían ser prácticas apropiadas en algunos casos, aquí se exageraban de manera inapropiada. Posiblemente se debía a la influencia de los judíos esenios, quienes practicaban un ascetismo estricto que prohibía el matrimonio y ayunaban por considerar algunos alimentos impuros. Además, también pudo haber influido el dualismo de la filosofía griega que dividía la realidad en dos esferas: la espiritual que era buena y la material que era mala.

Todo lo que Dios creó es bueno. Tanto los alimentos como el matrimonio son creación de Dios, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias. Él instituyó el matrimonio para la propagación de la vida humana (véase Gn. 1:28), y el alimento para sustentar la vida (Gn. 9:3). Ambos establecidos por Dios para el disfrute nuestro, y toda doctrina demoniaca buscara torcer la funsion familiar y personal correcta conforme la Palabra.

Fuente: www.apostasiaaldia.org

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter