17 jul. 2015

Posted by Refrigerio Bíblico | 06:22 | No comments
Superemos nuestros temores

Leer | Lucas 1.68-75
La Biblia hace distinción entre dos clases de temores: el saludable y el enfermizo. Por ejemplo, un temor saludable nos evita tocar una estufa caliente o caminar sobre hielo quebradizo. También nos impulsa a tener temor sano de Dios.  Esto incluye una abrumadora sensación de temor reverente por ser Él quién es —es decir, el Juez y el Rey soberano. También implica un estilo de vida de obediencia respetuosa que le honre.
El temor enfermizo nos hace sentir tensos, incómodos o amenazados. Su origen puede ser una experiencia en la niñez, o las palabras negativas reiteradas de una figura de autoridad. Este temor echa raíces en nuestro pensamiento y matiza nuestra toma de decisiones. Aun cuando ya no exista ninguna razón para sentirlo, puede seguir inhibiéndonos.
La imaginación es también una fuente de temor. Podemos ser atrapados por la mentalidad del “¿y sí . . . ?”: ¿Y si algo sale mal? ¿Y si el resultado que espero no se da?


Esta clase de agitación mental puede bloquear lo mejor que Dios tiene para nuestra vida. Sus propósitos exigen a menudo que dejemos atrás aquello que nos hace sentir muy cómodos. Aprender nuevas habilidades, cambiar de trabajo, o ensayar una manera diferente de ministrar a otros, pudieran ser parte de lo que Él espera. Estos retos presentan la oportunidad para confiar en el Señor y obedecerle.
El temor no proviene de Dios (2 Ti 1.7). Permita que el Espíritu Santo le lleve de la intranquilidad a la libertad que tenemos en Cristo. Allí descubrirá la habilidad de obedecer su plan sin preocupación.
Fuente: www.encontacto.org


0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter