24 jul. 2015

Posted by Refrigerio Bíblico | 17:33 | No comments
La amistad: Una ayuda para la santidad


En toda la creación de Dios, solo una cosa no tuvo su aprobación. Contempló a Adán, quien era el único ser de su clase, y dijo: “No es bueno que el hombre esté solo” (Gn 2.18). El Señor nos creó para que tengamos una relación emocional, mental y física, de modo que podamos compartir nuestra vida con otros.
Jesús explicó esto a sus discípulos, diciéndoles que debían amarse unos a otros, así como Él les había amado. En una amistad que honra a Dios, dos personas se edifican mutuamente y se incentivan una a la otra a tener un carácter cristocéntrico. Sin embargo, muchas no logran entablar y mantener relaciones que estimulen su fe (Pr 27.17). En vez de eso, lo que hacen es hablar de trivialidades como el clima, los malos jefes y la política. Lamentablemente, también los creyentes rehúyen la conversación profunda en cuanto al pecado, la transparencia de conducta y la vida conforme a los principios bíblicos.

Las relaciones sólidas comienzan cuando las personas deciden arriesgar su orgullo y su seguridad para amar como lo hace el Señor Jesús. Reconocen que una de las razones por las que tenemos amigos es motivarnos unos a otros hacia la vida de santidad. En la amistad que hay confianza y humildad, dos personas se confiesan sus faltas, se amonestan gentilmente y comparten sus cargas.
Los muros que construimos para mantener alejadas a las personas son con frecuencia defensas contra Dios, pues no lo queremos muy cerca de nuestros asuntos personales. Pero a medida que los creyentes aprendemos a compartir con franqueza nuestros asuntos con hermanos en Cristo, desarrollamos la capacidad de ser más sinceros con Dios.

Fuente: www,encontacto.org

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter