22 may. 2015

Posted by Refrigerio Bíblico | 18:14 | No comments
Cómo superar el odio y el resentimiento


Una de las actitudes más destructivas —si no la más destructiva— que puede exhibir un cristiano es el odio. ¿Qué tan bien puede la luz salvadora de Jesucristo brillar en una vida que esté cubierta por odio, ira y malevolencia? ¿Y qué imagen de Cristo proyecta este tipo de persona al mundo incrédulo?
El odio es una falla absoluta en la actitud cristiana que estamos llamados a demostrar. Sin embargo, incluso en las iglesias, no es difícil encontrar personas que rebosan de hostilidad. ¿De dónde viene esto? Una de las razones clave para que los creyentes sean tan propensos al odio es su incapacidad de perdonar a quienes los han herido —especialmente cuando ese trato fue inmerecido.


Tomemos un “examen de odio”. Piense en alguien que le hirió en el pasado, y considere si . . .
1. No puede librarse del recuerdo de alguien. ¿Vuelve a repetirse la escena en su mente una y otra vez?
2. No puede desearle bien a alguien en particular. ¿Desea realmente lo mejor para una persona que le ha herido?
3. Desea que esa persona sufra lo mismo que usted. ¿Desea secretamente que esa persona experimente el mismo dolor que usted?
Si estas preguntas han revelado alguna animosidad oculta en su corazón, no concluya este estudio hasta que medite en Efesios 4.31, 32. Lea el pasaje en voz alta. Personalícelo en una oración, y deje que el Espíritu Santo de Dios limpie su corazón de odio, dándole el poder para perdonar una vieja herida.
Fuente: www.encontacto.org


0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter