12 mar. 2015

Posted by Refrigerio Bíblico | 04:39 | No comments

Enfocados en Dios

“El hombre nace para la aflicción” (Job 5.7). No hay absolutamente ninguna manera de evitar o escapar de esta condición humana. Al seguir considerando la vida de José, tenemos una percepción del ancla que lo mantenía seguro, mientras era golpeado por olas de aflicción.
Cuando José era adolescente recibió dos sueños acerca de los planes de Dios para su futuro. Revelaban que un día estaría en una posición de autoridad y honor, y que su familia se inclinaría ante él. Principalmente porque las Sagradas Escrituras no se habían escrito todavía en ese tiempo, no era raro que el Señor hablara a los hombres por medio de sueños.

Antes de esto, Dios había hablado a Jacob en un sueño, y le había dado una promesa (Gn 28.10-16). Ahora, su hijo estaba recibiendo información del Señor de la misma manera. José siguió el ejemplo de fe de su padre, y creyó el mensaje.
Dios sabía que José iba a necesitar una promesa que le sirviera de ayuda en las dificultades que vendrían pronto. La palabra del Señor dada a él era su ancla. A lo largo de todas las pruebas, José se mantuvo creyendo que Dios cumpliría su promesa. En vez de pensar demasiado en las circunstancias, José decidió enfocarse en la fidelidad del Señor.
Cuando Dios habla a nuestro corazón por medio de la Palabra, podemos aferrarnos a lo que dice, permitiendo que ella sea un ancla para nuestra alma. El Señor cumplirá sus promesas, tal como lo hizo con José. Si nos enfocamos en Él y en su Palabra, nuestros temores disminuirán, nuestro sentido de necesidad se reducirá, y nuestras dudas se despejarán.

Fuente:www.encontacto.org

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter