4 mar. 2015

Posted by Refrigerio Bíblico | 14:16 | No comments

El proceso del perdón

En algún momento, sin duda, usted ha sido herido. Probablemente, alguien a quien amaba y en quien confiaba hizo algo impensable —algo tan devastador que cambió su manera de pensar acerca de esa persona. Cuando esto sucede, tenemos la opción de sumirnos en la autocompasión o perdonar.
El perdón es el acto de renunciar tanto al resentimiento que tenemos hacia alguien, como al deseo de desquitarnos. Lo cual involucra tres pasos importantes.
Primero, debemos dejar el sentimiento general de resentimiento. Es decir, debemos tomar la decisión de no consumirnos en nuestro dolor. Esto puede ser difícil. Muchas personas parecen disfrutar albergando autocompasión. Dicen: “Ay, estoy destinado a sufrir”. ¡No, no lo está! Usted puede elegir dejar atrás el dolor.


Segundo, tenemos que dejar los sentimientos de resentimiento hacia la otra persona. Lo que significa que debemos renunciar a nuestra ira por haber sido heridos, y restaurar la relación rota.
Tercero, renunciamos a cualquier deseo de revancha. No se puede perdonar a alguien y al mismo tiempo desearle daño. El perdón verdadero busca el bien de la otra persona, no el castigo.
El perdón dice: “Aunque me heriste, elijo perdonarte. No voy a pensar más en lo que ocurrió, ni tampoco a permitir que eso destruya mi vida. No dedicaré ni un minuto más a pensar en desquitarme. Eres un hijo o una hija preciosa de Dios, y te amo”.
En realidad, perdonar a otra persona involucra un precio, pero las recompensas valen la pena. Haga realidad el poder del perdón en su vida hoy.

Fuente: www.encontacto.org

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter