9 nov. 2014

Posted by Refrigerio Bíblico | 20:09 | No comments

Principio de vida: Escuchar a Dios - andar con Él

Escuchar a Dios es esencial para andar con Él.

No importa qué asuntos le aturdan, qué circunstancias le desconcierten, o qué dilemas aparentemente insalvables esté usted enfrentando hoy, la solución de ellos es absolutamente clara para Dios. Él tiene el conocimiento y la comprensión más profunda de cualquier tema del universo, incluyendo su situación. También tiene la sabiduría y la misericordia necesarias para ayudarle a superar sus problemas más profundos y desgarradores de una manera que le edificará y le acercará más a Él.

Aplicación

  • Usted no podrá tener una relación poderosa con el Señor si se niega a escucharle. Por tanto, pase tiempo de rodillas y en silencio delante de Él, enfocándose en su presencia, su Palabra, y en cómo Él le habla a su espíritu. Luego, obedezca todo lo que el Señor le indique. 
  • Aparte tiempo durante la semana para hacer esto. Cada día, al orar, haga una nota mental de cuántos minutos pasa hablando con Dios. Luego, pase el doble del tiempo en silencio delante de. Él, escuchándole.

Ejemplos de vida

El Rey Salomón: Todos necesitamos la sabiduría de Dios


Cuando Dios invitó a Salomón a pedirle cualquier cosa que deseara, el rey pidió sabiduría (1 R 3.9). La sabiduría que Dios le dio, le enseñó a Salomón que sólo un necio trata de resolver los problemas de la vida sin la ayuda de Dios.
Cada minuto que pasemos preguntándonos de qué manera podemos salir de una situación delicada, es un minuto desperdiciado. La guía de Dios es más que suficiente para todas las pruebas y tribulaciones que tengamos que enfrentar, pero para beneficiarnos de ella tenemos que buscarla, tal como Salomón lo hizo hace tantos siglos.

En esta vida, las pruebas vienen en todos los tamaños y formas. Algunas las podemos anticipar, y otras nos toman por sorpresa. Hay pruebas que nos tocan soportar, mientras otras requieren que tomemos cuanto antes la decisión correcta. Sea cual sea la dificultad, Dios nos instruye acudir a Él para recibir la sabiduría que necesitamos con gran urgencia.
Samuel: Cómo aprender a escuchar la voz de Dios
Siendo uno de los profetas más influyentes del Antiguo Testamento, no es coincidencia que la primera tarea que Dios le asignó a Samuel fue aprender a escuchar su voz y reconocerle cada vez que le llamaba.
En 1 Samuel 3.1–10 leemos que el joven Samuel, estando bajo la tutela del sacerdote Elí, ya estaba acostado cierta noche cuando el Señor habló. Al principio, Samuel no supo a quién oía y pensó que Elí lo estaba llamando. La tercera vez que Elí le dijo que no lo había llamado, se dio cuenta que era el Señor. Por eso instruyó al pequeño a responder diciendo: «Habla, Jehová, porque tu siervo oye» (v. 9).
¡Qué bella manera de responder a Dios! «Habla Señor, que tu siervo escucha». Elí le enseñó a Samuel cómo escuchar la voz divina, y si vamos a ser hombres y mujeres de Dios, nosotros también debemos aprender a reconocer sus esfuerzos por hablarnos.
Furnte: www.encontacto.org



0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter