6 oct. 2014

Posted by Refrigerio Bíblico | 05:01 | No comments
La comunión diaria con Dios

¿Cómo cambiarían nuestras vidas si camináramos deliberadamente con el Señor Jesús cada día?

Como cristianos, generalmente definimos la comunión como la celebración de la Cena del Señor. Pero en el Nuevo Testamento, esta palabra tiene aplicaciones más amplias. La palabra griega koinonia está traducida como “compañerismo” o “partimiento”.
Aunque solemos pensar en el compañerismo como una relación estrecha con otros creyentes, la Biblia nos dice claramente que nuestro compañerismo es ante todo con Dios, su Hijo y el Espíritu Santo (1 Jn 1.32 Co 13.14). Pero, puesto que no podemos ver, escuchar o tocar a Dios físicamente, ¿qué significa tener comunión con Él?
La relación deliberada con Dios es el punto de acceso. Para muchos creyentes, esto toma la forma de un tiempo tranquilo en la mañana leyendo la Biblia y orando. Para otros, la música cristiana o una caminata despeja sus mentes y dirige sus pensamientos al cielo para que puedan conectarse con Dios. Entonces, mientras leemos la Biblia, Dios habla a nuestras vidas y nos revela más de sí mismo.
Sin embargo, saber acerca del Señor, no es lo mismo que conocer al Señor. Si bien adquirir información acerca de los atributos de Dios es importante, la comunión comienza con venir al Señor con la “vigilante expectativa” de experimentar su presencia, y culmina con nuestra participación de su vida misma. De esa manera, nos convertimos en vasos que contienen la vida de Dios, así como la expresión de esa vida a los demás. La diferencia está en acercarse al Señor en una actitud de sumisión —con la disposición de obedecer todo lo que Él nos diga.
Idealmente, nuestra conexión inicial con el Señor se convierte en una conversación abierta a lo largo del día. En nuestros pensamientos y, a veces, verbalmente, le expresamos nuestras esperanzas, luchas y preocupaciones, en espera de su guía. Cuando Él nos lleva en una dirección determinada, obedecemos. Y por la noche, lo recordamos y le damos gracias por su cuidado y dirección.
Por supuesto, las distracciones y las luchas de la vida pueden alterar nuestra experiencia de cercanía con el Señor. Cuando eso suceda, se necesita que la verdad restaure nuestra perspectiva. Piense en el relato de Lucas en cuanto a los dos discípulos que se dirigían a Emaús poco después de la resurrección del Señor Jesús. Su conversación estaba centrada en los acontecimientos de ese traumático fin de semana, pero su comprensión limitada solo les producía tristeza, confusión y dudas. Ellos necesitaban alguien que les explicara la situación desde una perspectiva celestial.
La comunión diaria con Dios
Fue entonces cuando Jesús se les apareció. Lo interesante es que ellos “no lo reconocieron, pues sus ojos estaban velados” (v. 16 NVI). En algunos aspectos, muchos de nosotros somos como esos dos discípulos. Podemos llegar a estar tan ocupados que no le prestemos atención a Dios durante el día. Y, al igual que esos dos viajeros en el camino de Emaús, tratamos de encontrar solución a las dificultades y desafíos de la vida según nuestro propio criterio.
Cuando Jesús se encontró a los dos discípulos, les ayudó a entender desde una perspectiva bíblica los desconcertantes hechos de su sufrimiento, su muerte y su resurrección. Cuando llegaron a Emaús, los hombres estaban tan impresionados por el Señor Jesús que le rogaron que se quedara a cenar con ellos. Fue en ese ambiente íntimo que sus ojos finalmente se abrieron y lo reconocieron.
Reflexione
• Considerando los versículos17-24y29-35, ¿cómo describiría usted la actitud de los dos discípulos antes y después de que Jesús se encontrara con ellos?


• ¿Qué instrucción se nos da enColosenses 3.1-3para ayudarnos a ver la vida desde la perspectiva de Dios?



• Lea Salmo 4.4-85.325.4, 5. ¿Qué perspectiva ofrecen estos versículos en cuanto a la comunión con el Señor?



• De acuerdo con los pasajes que siguen a continuación, ¿cómo podemos mantener una buena comunión con Dios?
• En los buenos tiempos: Salmo 100
• En los momentos difíciles: Salmo 62.5-8
• En la necesidad: Mateo 6.25-34
• En la abundancia: 1 Timoteo 6.17-19



• ¿Qué añade Juan 15.1-11 a su entendimiento de lo que es una comunión íntima con Dios? ¿Cómo explicaría usted lo que significa “permanecer” en Cristo?

Responda
• ¿Qué lugar ocupa el Señor en sus pensamientos a lo largo del día? ¿Qué situaciones hacen que recuerde a Dios y recurra a Él? ¿Cuáles le impiden pensar en Dios?


• ¿Cómo se relaciona la instrucción dada en 1 Tesalonicenses 5.17 con la comunión con el Señor? ¿Estaría usted dispuesto a poner esto en práctica mañana, y ver la diferencia que tendrá en su actitud? Cada vez que su mente no esté ocupada con tareas y responsabilidades, sostenga una conversación silenciosa con el Señor en su mente.

Repase
• Durante las próximas semanas, manténgase atento a la guía, las intervenciones y las revelaciones de Dios. Permita que sus sentidos físicos le recuerden su amor y su sostén. Cuando descubra que Él está obrando en su vida, haga una pausa para alabarlo y darle gracias. Al final del día, escriba sus percepciones. Esto no sólo aumentará su conciencia de la presencia constante de Dios, sino que también le ayudará a mantenerse atento el siguiente día.
Fuente: www.encontacto.org

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter