24 ago. 2014

Posted by Refrigerio Bíblico | 22:18 | No comments

Perder para Ganar
Dr.  Félix Muñoz

«Pero todo lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida, por amor de Cristo. Y a decir verdad, incluso estimo todo como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por su amor lo he perdido todo, y lo veo como basura, para ganar a Cristo - Fil 3:7-8 (RVC)».


La palabra "basura" viene del Griego "skúbalon" que es: "desecho", denota: 'excremento, lo que se hecha fuera del cuerpo, y desperdicio, la comida que se tira de la mesa a los perros luego de una fiesta la cual es declarada inservirble.'

La madurez debe ser el fundamento de toda la efectividad que permanece. 

"En lo que concierne al Padre, los años iniciales e intermedios de la vida Cristiana tienen que ver primeramente con el desarrollo espiritual del creyente. La mayoría del servicio de los creyentes durante ese tiempo debe ser aprender cómo no hacer las cosas para poder hacer las cosas."

“Se ha hecho un daño incalculable a la espiritualidad profunda de la iglesia, por la idea de que una vez que se es salvo, el uso de los talentos personales y dones en Su servicio viene en forma automática. No; para ello es en realidad necesaria una gracia muy especial. Y la manera como esa gracia viene es por medio de la entrega rendida. El creyente debe ver cómo todos los dones y poderes del Espíritu son antes de tomar acción en el servicio. Debe sentir que no puede de manera instantánea proceder a usar los dones o sus talentos personales para la gloria de Dios. Debe primero ponerlos a los pies de Cristo para que Él Mimso mediante su aprovación y poder forme el fruto deseado. El error es pensar que Dios es glorificado por los dones y talentos perosnales, cuando realmente Él es glorificado por el fruto que Él produce (Gál 5:19-22, Jn 15:1-8)."

“Todo creyente debe sentirse absolutamente desprovisto de sí mismo para usar los dones y talentos correctamente. Debe ver que lo más peligroso para él es fiarse en sí mismo basandose en sus cualidades espirituales, personales e intelectuales, porque a través de ellos de no vivir una vida rendida, la carne, la vieja naturaleza, ejercerá fácilmente su poder. En esta convicción el creyente debe separarse de todos recursos personales, entregándoselos enteramente al Señor. Cuando Él los acepta, y pone su sello sobre ellos, el creyente recibe de vuelta tales recursos, para considerarlos como propiedad del Señor y no como la suya propia, para usarlos día a día de manera correcta, y para que actúen solamente bajo Su influencia, y no bajo la influencia personal. Sobre toda dificultad que el creyente puede pasar no hay una como ‘tener confianza en la carne’.”

«No es que ya lo haya alcanzado, ni que ya sea perfecto, sino que sigo adelante, por ver si logro alcanzar aquello para lo cual fui también alcanzado por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo alcanzado ya; pero una cosa sí hago: me olvido ciertamente de lo que ha quedado atrás, y me extiendo hacia lo que está adelante - Fil 3:12-13 (RVC)».

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter