15 ago. 2014

Posted by Refrigerio Bíblico | 01:35 | No comments
La senda del quebrantamiento
Principio de Vida 15
Por Dr.Charles Stanley

El quebrantamiento es el requisito de Dios para que seamos útiles al máximo.

Con mucha frecuencia, los cristianos luchan por llegar a lo que perciben como la cima. Elaboran largas listas de logros personales, con la esperanza de un día poder dársela a Dios y decir: «Mira todo lo que hice por ti».

Sin embargo, Dios nunca nos acepta con base en lo que hayamos hecho, Él nos recibe gracias a lo que Cristo hizo en la cruz (Ef 2.8, 9). Es por esta razón que nos instruye a dejar de depender de nuestros logros y apoyarnos sólo en Él (Pr 3.5, 6). Esto es algo que no se aplica solamente a la salvación, sino a todos los aspectos de la vida. El Señor nos llama a arrepentirnos de nuestros hábitos pecaminosos, de nuestra autosuficiencia y de la búsqueda de nuestros deseos orgullosos, hasta que podamos decir honestamente: «Todo lo que soy y todo lo que tengo es de Dios. Él está en mí y yo en Él, y eso es todo lo que cuenta».
¿Hay algo que Dios esté arrancando de su vida? ¿Hay algo en lo que usted confíe más que en el Señor? Dios romperá su dependencia de todo, sin importar cuánto tarde en hacerlo o cuán difícil pueda ser el proceso. Él se ha comprometido a llevarle a la plenitud y la madurez espiritual, conformándole a la imagen de su Hijo (Ro 8.29) para que pueda obrar por medio de usted y llevar a otros a la plenitud y la madurez espiritual usando su testimonio (2 Co 1.3–7).
Tal vez usted esté pasando por un período de quebrantamiento y sienta que el dolor emocional es más de lo que puede aguantar. Tal vez haya tenido que enfrentar una serie de decepciones que han menoscabado por completo su sentido de seguridad. En lugar de ceder al temor, pídale al Señor que le revele lo que le está enseñando.
La senda del quebrantamiento
El apóstol Pablo pasó por un tiempo similar de sufrimiento, y escribió: «respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí» (2 Co 12.8). Aunque Dios no le quitó a Pablo el «aguijón» que tenía en su carne, sí le ayudó a entender que le fue dado para evitar que se enalteciera y se apoyara en algo fuera de Cristo (2 Co 12.7–11). El Señor también le enseñó al apóstol que su gracia siempre sería más que suficiente para todas sus debilidades.
Esta misma verdad se aplica a usted. Cada vez que experimente el quebrantamiento, la gracia de Dios puede sostenerle y madurarle. Él le mostrará cómo dejar de apoyarse en formas terrenales de seguridad y le enseñará a descansar en su provisión poderosa y en su amor. De esa manera usted crece en la semejanza a Cristo, y Dios le prepara para servir en el futuro.
Pedro escribió: «Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría» (1 P 4.12, 13).
Tenga en cuenta que Dios usa el quebrantamiento para profundizar su entendimiento, por lo menos en tres áreas:
  • Adquirirá una perspectiva nueva de la misericordia y la provisión del Señor, y aprenderá a depender más de Él.
  • Desarrollará una comprensión más real y completa de sí mismo(a).
  • Crecerá su compasión y su entendimiento del sufrimiento de otros.
¿Está usted enfrentando un tiempo de pruebas y de quebrantamiento? Aprópiese entonces de esta promesa de Dios en Jeremías 15.19: «si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca». Esto significa que si usted confía en Dios y aprende de Él por medio de sus pruebas, Él se le revelará y hará grandes maravillas por medio de usted.
El Señor tiene un propósito en mente con su quebrantamiento: la victoria espiritual. Por eso, tenga plena confianza que Jesucristo puede tomar su debilidad y convertirla en fortaleza, esperanza y honra.

Extraído de la Biblia Principios de Vida por Charles F. Stanley, © 2010.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter