10 jul. 2014

Posted by DR. Felix Muñoz | 09:03 | No comments
Crecimiento espiritual



«Él nos consuela en todas nuestras dificultades para que nosotros podamos consolar a otros. Cuando otros pasen por dificultades, podremos ofrecerles el mismo consuelo que Dios nos ha dado a nosotros - 2 Cor 1:4 (NTV)». 

Es un gran consuelo saber que todo lo que el Padre permite que pase el creyente (mucho de lo cual puede ser duro y desgarrador) tiene un propósito dual. Eso que Él utiliza para hacer crecer espiritualmente está diseñado, al mismo tiempo, para preparar para Su servicio. Él no hace nada en vano; Él no pierde nada. 

"En el mismo servicio Dios hace que el siervo sea capaz de llevarlo a cabo. La persona es disciplinada primero para el servicio, y entonces en el servicio es hecho apto por el carácter de tal servicio. Dios no tiene siervos ya formados. Él los capacita para Su propio servicio en conexión con la carrera que tienen que correr. La palabra "disciplina" es la misma que se usa con respecto a amonestar a los hijos; se refiere a criarlos. Junto a este concepto se enfatiza ya sea la severidad o la recompensa." 

"¿Por qué Dios pasa a algunos por tales experiencias de pruebas profundas? ¿Por qué es que Él no permite que algunos de sus hijos tengan una manera fácil y que estén satisfechos y complacidos con cosas elementales? La razón que lo hace—son las necesidades de otros. Se sabe absolutamente bien que si alguien ha podido realmente ayudar a otros, es porque ha pasado por experiencias profundas; ha sido pionero de esta manera, él ha pagado un gran precio por esta libertad. Ha sido costoso, pero de gran valor si realmente se ha podido ayudar a otros." 

«Así que, ¡gracias a Dios!, quien nos ha hecho sus cautivos y siempre nos lleva en triunfo en el desfile victorioso de Cristo. Ahora nos usa para difundir el conocimiento de Cristo por todas partes como un fragante perfume- 2 Cor 2:14 (NTV)».

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter