20 jun. 2014

Posted by DR. Felix Muñoz | 07:21 | No comments
Dependencia confiada

«Así que el Señor esperará a que ustedes acudan a él para mostrarles su amor y su compasión. Pues el Señor es un Dios fiel. Benditos son los que esperan su ayuda - Is 30:18 (NTV)».

"Esperar en el Padre no es un asunto de largo sufrimiento, sino de una fe expectante—quietud, descanso, una dependencia confiada en Aquel que es del todo confiable. Con frecuencia el Dios de las circunstancias debe enseñar esta espera al poner a los Suyos en situaciones que no les dan otra alternativa."

"Cuando la prueba llega, ¿nuestra fe se prueba verdadera? ¿Nuestra confianza en el Padre se estremece y nuestra esperanza se prueba incierta? Cuando las nubes se han juntado y los truenos estallan y las centellas rompen las tinieblas y el rugir de la tormenta llega a nuestros oídos, ¿podemos mantener nuestros ojos y pensamientos lejos de la tempestad y continuar en la quietud y paz de la presencia del Padre?"

"Cuando el enemigo del bien y del mal ha arrojado el guante y pisotea rudamente aquello que afecta el honor de nuestro Señor, y cuando parece que traerá ruina sobre aquello que nuestro Padre ha propuesto, ¿podemos frenarnos y no apurarnos a actuar con él, y esperar en El ‘en quietud y confianza,’ con un sentido verdadero tanto de nuestra debilidad como de Su fidelidad y fortaleza? Cuando no tenemos palabra del Señor excepto que esperemos y todo parece estar inmóvil, ¿se mantiene sin desmayar nuestra esperanza cierta? (Sal 46:10)." 

"Cuando caminas por fe encontrarás que el Señor Jesús no remueve la presión sobre ti hasta que duermas en ella, hasta que puedas tomarla quietamente. Aprendes Su gracia primero, y luego Su misericordia."

"La fe posee todas las cosas, y la esperanza estira las manos a la totalidad de esas posesiones; aunque sin intranquilidad, porque la paciencia se sienta al lado de la esperanza del alma del creyente, y le enseña a esperar por la Gloria de su Padre. «Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos - Rom 8:25 (RV60)». " 

«Con paciencia esperé que el Señor me ayudara, y él se fijo en mí y oyó mi clamor- Sal 40:1 (NTV)»

www.vidayverdad.net

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter